Bailar salsa bachata kizomba: una forma perfecta de entretenimiento

bailar salsa bachata kizomba - franquicia de ropa infantil

En una película americana del 2004 llamada, en la versión original, ¿Shall we dance?, el protagonista interpretado por Richard Gere, un abogado aburrido, se inscribe en un club de baile y esa interesante actividad le ayuda a encontrar un nuevo motivo de alegría en una vida por lo demás llena de una agobiadora rutina. Ahora usted puede hacer lo mismo si aprende a bailar salsa bachata kizomba.

En un ambiente distendido y de sana distracción, niños, jóvenes y adultos, se entrenan en las artes musicales de variadas danzas. Mucha emoción y entusiasmo mientras se desplazan al compás de una música electrizante que, después de escucharla por primera vez, nunca podrán olvidar.

Ritmos latinos de moda en la actualidad

Si dominas los pasos de estos tres géneros, prácticamente podrás defenderte en cualquier fiesta a la que asistas, por ser los de mayor popularidad:

  • Salsa: es una cadencia famosa en Latinoamérica y ampliamente aceptada por personas de todas las edades. Integra el son cubano y variados estilos propios de los acordes caribeños con el jazz. Fue desarrollada por cubanos y portorriqueños residentes en Nueva York, destacando ellos el grupo de Celia Cruz.
  • Bachata: de origen dominicano, es una derivación del bolero con influencia de otros compases más rápidos, el mencionado son cubano y el merengue. Comienza a despertar gran interés entre el público a partir de la década de los ochenta y la letra de las canciones manifiestan sentimientos como amor, nostalgia y deseo hacia la mujer, fuente de inspiración.
  • Kizomba: nace a finales de los setenta en Angola y en principio se popularizó en las comunidades lusófonas alrededor del mundo, extendiendo el alcance posteriormente a otras regiones. Este estilo combina elementos de baile de salón europeo con la animación de las danzas africanas.

Se trata de una excelente y maravillosa idea

Además, también podrías poner a tus hijos desde pequeños en una academia, con la ventaja de que ellos no sienten timidez y se mueven con libertad desde el comienzo. Dado que a esa edad aún no han perdido la elasticidad de nacimiento como nos sucede a los mayores y las articulaciones continúan siendo flexibles.

Y si quieres llevarlos a esas fiestas donde se distinguirán con la gracia natural y el donaire de un Fred Astaire o una Ginger Rogers, bailarines famosos de las películas de los años 30, busca un excelente atuendo en una franquicia de ropa infantil y déjalos que brillen con luz propia.

Si todos aprenden a bailar salsa, bachata y kizomba, la diversión estará garantizada y serán la envidia de todos los asistentes. Definitivamente, dominar los ritmos latinos agrega sabor y alegrías a nuestras vidas. Lo mejor es que hay buenas academias en donde adquirir esas destrezas.

Deja un comentario